café Rebeldía Infos Hintergrund aktiv über uns links Bilder  
 

infos

 


News
Correos de las Americas
Articulos en español
Communiques (de | es)
Suche im Archiv

 
 

Communiques (de | es)

 
27.4.2011
SAN JUAN COPALA, UN AÑO DE IMPUNIDAD
1.1.2007
Communiques zum Treffen der zapatistischen Gemeinden und der Völker der Welt
31.12.2006
Worte des CNI auf dem Zapatistischen Treffen mit den Völkern der Welt
30.12.2006
Begrüßungsworte zur Eröffnung des Zapatistischen Encuentros mit den Völkern der Welt
2.10.2006
Invitación a los Encuentros Intergalácticos
2.10.2006
Einladung zu den Intergalaktischen Treffen
2.10.2006
Invitation to the Intergalactic Encounters
24.11.2005
SOBRE EL INTERCONTINENTAL PROPUESTO EN LA SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA
1.7.2005
SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA
22.6.2005
EZLN Finaliza proceso de reorganización
 
| »

Denuncian intento de desalojo de comunidades en la REBIMA

--- Municipio Autónomo R. F. Magón ---
23. Februar 2002

A la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos.
Al Pueblo de México.
A los Pueblos del Mundo.
A la Prensa Nacional e Internacional.
A la Sociedad Civil Nacional e Internacional.
A los gobiernos federal y estatal.


Hermanos y hermanas:

Queremos informarles y denunciar el nuevo intento del mal gobierno mexicano para desalojar a nuestras comunidades indígenas de la Reserva Integral de la Biosfera de Montes Azules (REBIMA) y de la llamada Zona Lacandona, queremos denunciar las artimañas que el gobierno esta tejiendo para continuar su guerra contra las comunidades en resistencia ahora con el pretexto de las zonas reservadas y queremos repetirle a los malos gobiernos federal y estatal que las comunidades indígenas de Ricardo Flores Magón no vamos a permitir ni el desalojo, ni la reubicación de nuestras comunidades, las vamos a defender como territorios de nuestro pueblo indígena.

La negación y el olvido

Nuevamente decimos ¡Ya Basta! de que el mal gobierno esté planeando y armando planes de reubicación y desalojo en contra de las comunidades indígenas y rebeldes. ¡Ya Basta! porque a nosotros nadie nos tomó en cuenta ni nos preguntaron en 1972 cuando al Presidente de la República se le ocurrió entregar nuestras tierras a un puñado de familias Caribes creando un latifundio de 614,321 hectáreas llamado Zona o Comunidad Lacandona, nadie nos pregunto cuando en 1978 otra vez entregaron 331,200 hectáreas a la REBIMA debido a la voluntad presidencial que no tomó en cuenta a quienes allí vivíamos, a quienes años teníamos solicitando nuestro derecho agrario heredado por Zapata, ni tomó en cuenta el derecho colectivo de los pueblos indígenas sobre sus territorios. El gobierno ha saqueado estas tierras desde hace muchos años, ha permitido la entrada de empresas madereras, de Pemex y hoy dice preocuparse por la ecología.

Ellos, los malos gobiernos nunca miraron a quienes le pertenecían esas tierras por derecho histórico, por derecho colectivo, es decir a nosotros los indígenas tseltales, choles, tojolabales y tsotsiles del estado de Chiapas, los más primeros. A los malos gobiernos tampoco les intereso cuantos esfuerzos, recursos, esperanzas y sueños de las comunidades indígenas solicitantes tiraron al olvido al decretar la Zona Lacandona y la Reserva de Montes Azules, porque años llevábamos trabajando y solicitando esas tierras y no les importó que nuestros pueblos las ocuparan en el pasado y que nosotros tengamos la necesidad de la tierra para alimentar a nuestras familias, para vivir como lo que somos, indígenas y campesinos, al mal gobierno ya nada le importó.

A nosotros nunca nos ha mirado el gobierno, hoy ya nos miran pero como ilegales, como invasores de tierras, como estorbos a desalojar, como talamontes. El gobierno nunca nos miró cuando teníamos el derecho en nuestras manos, cuando legalmente le solicitamos la tierra, sexenios pasamos solicitando esas tierras y nadie nos vio, nadie firmo nuestras solicitudes, ni recordaron el derecho del campesino a las tierras, ni el derecho de los pueblos indígenas al territorio. Pero un Presidente en un par de días firma una resolución de reserva que inventaron de la nada, después de la firma nos miraron en los años 80's y desalojaron a decenas de comunidades y amenazaron a cientos de comunidades indígenas que poblamos estas tierras desde los años 50's y 60's.

Otra vez nadie nos consulto, ni nos tomaron en cuenta para traicionar la Revolución de 1910 al reformar el Artículo 27 de la Constitución, traicionando con ello la lucha zapatista de los más primeros, otra vuelta nos olvidaron y excluyeron, nadie nos pregunto si queríamos esa reforma con la que nunca hemos estado de acuerdo. Con esta traición llegó nuevamente la cancelación y negación legal de nuestro derecho campesino a las tierras, nuestros sueños y esperanzas agrarias. Por eso hoy no reconocemos ninguno de estos decretos y reformas.

Nosotros aquí seguimos gracias a la organización de las comunidades en contra de los decretos, de su organización para dar vida al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), de su valor para levantarse en armas en 1994, gracias a su resistencia y justa lucha hoy aquí seguimos, resistimos y por eso, porque es nuestro derecho constitucional (Antiguo art. 27) histórico y colectivo no vamos a negociar nuestros territorios, ni permitiremos el desalojo de nuestras tierras y territorios que hoy trabajamos, en los cuales vivimos y nacemos nuestra cultura.

Hoy el mal gobierno repite la historia de negaciones y olvidos en un marco de guerra silenciosa y de extermino contra los indígenas de estas tierras, de todas las tierras. Nuevamente en el año 2001 hacen reformas constitucionales traicionando los acuerdos internacionales sobre el derecho de los pueblos tribales e indígenas como el acuerdo 169 de la OIT, traicionando los Acuerdos de San Andrés pactados en 1996 con el EZLN y apoyados por todos los pueblos indígenas del país y por amplios sectores de la sociedad mexicana como se mostró en los encuentros del Congreso Nacional Indígena (CNI), en la Consulta Nacional de 1999 y en la Marcha del Color de la Tierra en el año 2001. Hoy nuevamente nos miran como ilegales, como invasores, como delincuentes y nuevamente nos amenazan con la violencia, la persecución, el desalojo, la cárcel y la mala muerte, hoy solo miran en sus leyes lo que les sirve para estos fines, pero nunca han de mirar nuestro derecho.

Hoy lo decimos claro, las comunidades que se encuentra dentro de las llamada Zona la Lacandona y en la REBIMA ya se encontraban en sus tierras o habían solicitado su derecho agrario antes de estos decretos y reformas. Las comunidades que en los últimos años han tomado posesión de sus legítimas tierras y territorios y que han hecho sus centros de población han sido forzadas a hacerlo debido a la creciente militarización de sus comunidades originales, debido a la persecución, militar, paramilitar, judicial y a las propias amenazas de quitarles sus tierras. En otras palabras son desplazados de guerra. Es el propio gobierno el que ha provocado que cada día más gente entre a tomar su derecho a la tierra en la Zona Lacandona y en la Reserva.

Una historia de violencia y mentiras

1) Las tierras de la Selva Lacandona fueron pobladas desde los tiempos históricos por distintos pueblos indígenas como lo demuestran las ruinas de nuestros antepasados. En 1524, al momento de la Conquista y la colonización española, en estas tierras habitaba un pueblo llamado Lacandones. Los Lacandones verdaderos. . 2) El pueblo Lacandon verdadero, un pueblo digno, rebelde y guerrero resiste y combate contra los conquistadores por mas de 150 años hasta que el último lacandon verdadero muere en 1695.

3) Desde la muerte de los lacandones verdaderos los gobiernos coloniales y después nacionales permiten la explotación de la selva en manos de finqueros y latifundistas privados que sacan la madera en las monterías explotando a los indígenas tseltales y choles que traen a trabajar en condiciones casi de esclavitud, miles de ellos mueren en la selva debido a las miserables condiciones de vida, al exceso de trabajo y al maltrato.

4) En 1700 un grupo de indígenas caribes procedentes de Campeche y Mérida llegan a la Selva Lacandona. Este grupo de indígenas no tiene problema con los conquistadores por ser considerados gentes amables y pacificas que obedecen las reglas del conquistador.

5) Despues de la Revolución Mexicana que le entrega a los campesinos el derecho constitucional al reparto agrario. En los años de 1950 debido a la presión de los campesinos que exigen sus derechos agrarios sobre las fincas de terratenientes y finqueros en la zona altos, norte y centro del estado, el gobierno abre los terrenos de la selva al reparto agrario para así impedir que los terrateniente sean afectados por el reparto.

6) A partir de esos años hasta finales de los 70´s se da un proceso de colonización indígena en la selva. El poblamiento se da sin ninguna planeación y apoyo de los gobiernos, los indígenas son enviados sin nada, a su propia suerte para enfrentarse con una selva que parece tragárselos. Los indígenas provienen de las zonas norte, altos y centro donde fueron peones acasillados de las fincas cafetaleras y ganaderas a causa de la miseria económica, de la falta de tierras productivas y a la violencia de finqueros y guardias blancas.

7) Desde su llegada a la selva cientos de las comunidades indígenas que se forman en la Selva Lacandona presentan sus solicitudes agrarias. Las comunidades esperan y trabajan durante años para gestionar sus tierra sin recibir respuesta del gobierno.

8) En 1963 el gobierno otorga nuevas concesiones para sacar las maderas principalmente a. Aserraderos Bonampak , Maderera Maya y COFOLSA. También se inician las exploraciones y excavaciones de Pemex en toda la zona selva y se abren los primeros pozos petroleros en Ocotal, Villa la Rosa y Nazareth.

9) Las 66 familias de caribes se agrupan en tres poblados (Metzabok, Nahá y Lacanjá Chansayab) el día 3 de abril de 1971 presentan sus solicitudes agrarias para ser dotadas de 10 mil hectáreas entre las tres.

10) Tan solo ocho meses después de que los caribes presentan su solicitud el gobierno de Luis Echeberría las dota con 614,321 hectáreas de tierra que llama Comunidad Lacandona. El proceso para decretar la comunidad Lacandona está lleno de irregularidades.

a) El gobierno le cambia el nombre de caribes por Lacandones e intenta presentarlos como los descendientes directos de los Lacandones verdaderos que mueren en 1695 y que defendieron con dignidad su territorio y cultura. b) De los tres poblados, Nahá y Metzabok están fuera del polígono de los terrenos comunales de los que fueron dotados. c) El tramite completo solo dura ocho meses, mientras comunidades que llevaban más de 15 años solicitando las tierras son ignoradas. d) Los caribes reciben 604 mil hectáreas de más de lo que habían solicitado.

e) El decreto no toma en cuenta que para 1972 ya existían 17 comunidades con derechos ejidales, que más de 30 comunidades ya habían presentado solicitudes de dotación y que más de 20 comunidades tenían solicitudes de ampliación sobre los terrenos de la Zona Lacandona. Es decir que no tomo en cuenta que en esas tierras había más de 60 comunidades con derechos y con solicitudes agrarias anteriores al decreto y a la solicitud de los caribes. f) El decreto dota tan solo a 66 familias caribes e ignora la presencia de más de 1,500 familias tseltales, choles, tsotsiles y tojolabales. Sin embargo el decreto respeta a dos latifundios privados.

11) Las comunidades indígenas afectadas por el decreto empiezan a organizarse para la defensa de sus territorios. Se forman varias organizaciones indígenas independientes como la Quiptic ta Lecubtesel.

12) En 1975 inicia la represión de los gobiernos federal y estatal para desalojar a las comunidades indígenas y golpear a las organizaciones independiente que se encuentran defendiendo sus tierras dentro de la Zona Lacandona. Miles de familias y al menos 21 comunidades son hostigadas, son quemadas sus casas y forzadas a reubicarse en los poblados de Nueva Palestina y Frontera Corozal. La comunidades de la Quiptic resisten el desalojo.

13) En 1977 cientos de familias deciden regresar a sus antiguas tierras. La represión de los gobiernos en contra de las comunidades indígenas que resisten se crece, se forman guardias blancas y el ejército mexicano interviene en varias ocasiones.

14) En vez de resolver el problema y dar justa respuesta a las comunidades, el gobierno continúa afectándolas ahora con el decreto de la REBIMA con una extensión de 331,200 hectáreas. Un 30% de las hectáreas de la REBIMA se encuentran fuera de la Zona Lacandona y afectan a más comunidades indígenas con derechos ejidales y solicitudes agrarias que antes no estaban afectadas y además se establece un área de amortiguamiento que rebasa las 900,000 hectáreas y que afecta a cientos de comunidades indígenas de la región restringiendo sus derechos agrarios y cancelando las solicitudes pendientes. La resistencia de las comunidades se hace más grande, aparecen más organizaciones independientes, se forma la Unión de Uniones y la represión de los malos gobiernos también se hace más grande. En el mismo año se expide el decreto presidencial que considera al Río Tulijá como zona de protección forestal afectando principalmente al Ejido San Jerónimo Tulijá.

15) Ante el olvido, la represión, la violencia y la pobreza extrema nace el Ejército Zapatista de Liberación Nacional en el corazón de la Selva Lacandona.

16) En 1985 el gobierno se da cuenta que las comunidades caribes de Metzabok y Nahá quedan fuera de la Zona Lacandona y le agrega 7,627 hectáreas más al decreto de 1972. Varias comunidades son desalojadas con violencia de la Zona Lacandona.

17) Entre 1986 y 1989 gracias a su lucha y resistencia más de 26 comunidades reciben la regularización de sus terrenos dentro de la Zona Lacandona y la REBIMA, sin embargo sus derechos agrarios son limitados por las leyes de protección ambiental que operan en las áreas de amortiguamiento y zonas reservadas. El gobierno también cede para encubrir el creciente conflicto en la zona y minimizar los desalojos en las Zona Lacandona más próxima al Río Usumacinta. Además se prepara el terreno a nivel nacional para modificar el artículo 27 de la constitución. El gobierno firma el acuerdo 169 de la OIT sobre los derechos colectivos de los pueblos indígenas y tribales.

18) En 1991 el gobierno decreta más terrenos reservados en la zona. Ahora la Reserva Integral de la Biosfera de Lacan'tún , el Refugio de la Flora y Fauna de Chan'kin y los parques naturales de Yaxchilán y Bonampack que entrega al cuidado de los indios caribes.

19) En 1992 el gobierno federal frente al descontento y negativa de cientos de organizaciones campesinas en el país realiza las reformas constitucionales que cancelan el reparto agrario y permiten la privatización, embargo y afectación de tierras ejidales. Las comunidades que al momento no han logrado la respuesta a sus solicitudes agrarias quedan afectadas, cientos en el estado de Chiapas y miles en todo el país.

20) En 1994 las comunidades indígenas bases de apoyo zapatistas y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional se levantan en armas contra el mal gobierno, entre sus principales demandas se encuentran los derechos políticos, económicos, sociales, territoriales y culturales de los pueblos indígenas. El EZLN toma el control total del territorio zapatista de la selva durante más de un año recuperando los terrenos de finqueros y terrateniente y reconociendo el derecho de las comunidades a las tierras que les fueron negadas por los decretos de la Zona Lacandona y la REBIMA. Dentro de estos territorios se establece la Ley Agraria Revolucionaria que entrega las tierras en posesión colectiva y no permite la tala irracional de Selva Alta y la venta de las riquezas naturales del pueblo indígena. Sobre estas tierras deben de operar también los acuerdo de las comunidades indígenas y las leyes autónomas de los gobiernos indígenas.

21) En Febrero de 1995 el gobierno federal traiciona al EZLN y ataca a las comunidades indígenas en rebeldía con toda la fuerza del ejercito federal. El ejército federal militariza la zona y establece más de 200 cuarteles militares en las comunidades para iniciar la guerra contra insurgente, de baja intensidad y empieza a formar a los grupos paramilitares. Dentro de la zona Lacandona y la REBIMA actualmente se encuentran más de 50 posiciones del ejército federal y aproximadamente 30 mil efectivos del ejército.

22) Con la entrada del ejército federal miles de familias de las comunidades indígenas se ven obligadas a refugiarse en las montañas y terrenos inhabitados. Cuando regresan a sus comunidades se encuentran con la destrucción de sus casas y bienes materiales, herramientas de trabajo y el robo de sus cosechas, animales y comidas. Los desplazados que regresan son hostigados por el ejército y los grupos paramilitares. Debido a esta situación muchas familias regresan a sus lugares de refugio y poco a poco se forman nuevos núcleos de población en tierras que les fueron negadas.

23) En 1996 el gobierno federal firma los Acuerdos de San Andrés con el EZLN referentes a los Derechos y Cultura Indígena, dentro de los cuales se reconoce el derecho a la autonomía regional de los pueblos indígenas y al uso y disfrute de los territorios que ocupan. Meses más tarde el gobierno federal y estatal se niegan a cumplir los acuerdos e intensifican la militarización, la paramilitarización y el hostigamiento en contra de las comunidades indígenas. Las comunidades resisten.

24) Entre 1997 y 1998 empiezan a operar los Municipios Autónomos en Rebeldía y reconocen nuevamente el derecho de las comunidades a las tierras que les fueron negadas, se crean acuerdos para proteger los recursos naturales y explotar de manera racional los recursos naturales en forma colectiva.

25) A mediados de 1998 el gobierno federal y estatal desatan una intensa represión militar, policiaca, judicial y paramilitar en contra de los Municipios Autónomos y de las comunidades en resistencia. Nuevos grupos de población en resistencia se ven obligados a vivir en las comunidades indígenas selva adentro debido al hostigamiento militar. El gobierno y el ejército federal aumentan el apoyo a los grupos paramilitares para hostigar a los desplazados y provocan incendios en toda la región para inculpar a las bases de apoyo y fabricar un nuevo pretexto para justificar el desalojo de las comunidades afectadas por la REBIMA y la Zona Lacandona, ahora también con un claro objetivo contra insurgente.

26) En ese mismo año con el permiso de los Caribes el gobierno decreta como refugios de Flora y Fauna los terrenos de Nahá y Metzabok e inician las peticiones formales de los caribes y de la SEMARNAT para desalojar a las comunidades indígenas. Al mismo tiempo se autoriza la entrada a la zona reservadas para realizar proyectos de bioprospección al grupo empresarial Pulsar, se le entrega el cuidado y la planeación de las Reservas a Fundaciones Internacionales como Conservación Internacional, claramente unidas a los intereses de las grandes empresas multinacionales relacionadas con el negocio de los recursos biológicos y genéticos.

27) En el año 2000 con el pretexto de los de los incendios provocados por paramilitares y soldados en 1998, el gobierno incrementa la presión para desalojar a 32 comunidades a las cuales llaman "ilegales e invasoras". El gobierno refuerza el cerco militar en la zona, los sobre vuelos rasantes aumentan en las comunidades amenazadas y los operativos mixtos se intensifican en calidad, cantidad y armamento. Las comunidades resisten y a través de los Municipios Autónomos denuncian a nivel nacional e internacional la situación.

28) Con los procesos electorales a finales del año 2000 y el cambio de gobierno federal y estatal la presión sobre las comunidades amenazadas disminuye. El nuevo gobierno aprueba el Plan Puebla Panamá (PPP) para llevar a las comunidades y regiones del sur y sureste mexicano y a Centro América las políticas y planes para el desarrollo neoliberal. Dentro del PPP las zonas reservadas, los proyectos de bioprospección, y la reubicación de comunidades indígenas son puntos básicos. Las comunidades indígenas y campesinas muestran su desacuerdo con el PPP. Las comunidades rebeldes y en resistencia lo rechazan totalmente.

29) Hoy las nuevas artimañas del gobierno para desalojar la zona, para continuar la guerra de contra insurgencia y poner en práctica las políticas neoliberales del Plan Puebla Panamá están listas y se aumenta nuevamente el hostigamiento y las amenazas para desalojar a las comunidades de la reserva y la Zona Lacandona, así como para limitar los derechos agrarios de las comunidades que están dentro de las zonas de amortiguamiento.

Comunidades afectadas y amenazadas en el Territorio Autónomo de Ricardo Flores Magón

Desalojo total dentro de la REBIMA

1. Laguna el Paraíso (Ocotal)
2. Laguna Suspiro (Semental o Yanki)
3. Nuevo San Pedro (Innominado o Suspiro)
4. 6 de Octubre (Ojos Azules)
5. Nuevo Guadalupe Tepeyac.
6. Nueva Cintalapa.

Derechos Ejidales Afectados (dotaciones o ampliaciones) directamente por la REBIMA

1. San Antonio Escobar.
2. Plan de Ayutla.
3. Chamizal.
4. La Culebra
5. Cintalapa
6. Limonar.
7. Santa Rita.
8. Taniperla.
9. El Jardín.
10. Villa las Rosas
11. Zapotal.

Derechos Ejidales Afectados por La Zona Lacandona

1. Lacanjá Tseltal.
2. Santo Domingo.
3. Arroyo Granizo
4. Plan de Guadalupe.
5. Niños Héroes.

Comunidades Afectadas directamente por la Zona de Amortiguamiento a la REBIMA

1. Monte Líbano
2. Santa Elena
3. Censo
4. Taniperla.
5. Manuel Velasco Suarez
6. San Jerónimo
7. Agua Azul
8. Emiliano Zapata.
9. Perla de Acapulco.
10. El Zapotal.
11. San Caralampio.
12. San José.
13. Calvario
14. Nuevo Monte Líbano.
15. Guadalupe San Luis.
16. Sibal.
17. San Francisco.
18. Infiernillo.
19. Zaragoza.
20. Lacandón.

Comunidades afectadas por la zona de protección forestal en el Río Tulijá

1. San Jerónimo Tulijá.
2. Ranchería Paraíso Tulijá
3. Ranchería San Isidro
4. Ranchería San Felipe
5. Ranchería San Pedro
6. Ranchería San Marcos
7. Río Jordán
8. San Juan
9. Jol Tulijá

Total de comunidades afectadas: 49.

La nueva sombra del desalojo y la guerra

Hoy, los intereses de las empresas multinacionales se endurecen y presionan al gobierno para iniciar los desalojos de nuestras comunidades. El gobierno federal, a través del titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) habla de que "Si no se pone en orden a estas zonas de amplia riqueza natural, no entrará la iniciativa privada a invertir en ellas" y de que "se abrirán (las zonas reservadas) al ejército mexicano para eliminar de ellas al crimen organizado ahí oculto y con ello garantizar también seguridad a la iniciativa privada". La SEMARNAT, la Procuraduría Agraria y el SEDESOL le hacen segunda.

Mientras tanto, los caribes, con la asesoría de empresarios y de las secretarías de estado hablan de que si el gobierno no hace el desalojo ellos lo van a hacer por su propia mano. La SEMARNAT habla del peligro ecológico que representan los indígenas dentro de la reserva. Los directivos de la REBIMA hablan de las violaciones que los indígenas hacen a las leyes de las reservas y junto a la PGR, los caribes y otras están levantando demandas por delitos graves contra los indígenas pobladores de la reserva. Pedro Chulín diputado federal del PRI por Ocosingo y dirigente paramilitar del MIRA le exige al gobierno del estado que defina claramente su posición sobre las comunidades afectadas y exige que sean desalojadas de inmediato.

Los empresarios y el gobierno norteamericano hablan de la importancia de invertir en la reserva debido a su gran riqueza biológica y genética, la cual los indígenas del lugar la ponen en peligro y por tanto hablan de los beneficios que traería el desalojo. Embajadores y agregados militares norteamericanos hablan de que si alguien se opone a sus planes para la reserva no van a dudar en eliminarlo.

El gobierno estatal habla de que se esta negociado pacíficamente con las comunidades para reubicarlas y por otro lado a través de su secretario de Pueblos Indios, Porfirio Encino, habla de formar "Guardianes de la Reserva", es decir grupos paramilitares legalizados para el desalojo. A la vez el gobierno del estado a instalado una "Mesa Ambiental" supuestamente para buscar la negociación con las comunidades afectadas, sin embargo la Mesa esta integrada por los mismos que llaman al desalojo, es decir representante de la SEMARNAT, de la REBIMA, del SEDESOL federal y estatal, de la Procuraduría Agraria, dirigentes Caribes e incluso la PGR. En sus reuniones recomiendan que si los pobladores muestran "conductas no amigables" se levanten las denuncias correspondientes y se ponga en marcha demandas legales sobre delitos de daños ecológicos y despojo, es decir hostigar a la población y preparar legalmente el desalojo. Ente otros la Mesa planifica censar los daños ocasionados, conseguir el máximo de información a través de infiltraciones, incursiones terrestres y sobre vuelos. Además funcionarios del gobierno están hostigando y visitando a distintas comunidades para amenazarlas con desalojos o para limitarles sus derechos agrarios en las zonas de amortiguamiento.



El gobierno federal, estatal, las empresas multinacionales y las secretarías de estado han elaborado ya un plan que recomienda la reubicación de las comunidades indígenas dentro de estas zonas y también recomiendan el desalojo por medio de la fuerza militar de aquellas comunidades que se nieguen a negociar y a abandonar las tierras, para ello proponen utilizar los recursos legales que ofrecen las leyes de zonas reservadas, que sin embargo violan los acuerdos 169 de la OIT y los Acuerdos de San Andrés. Este proyecto plantea excluir de todo apoyo gubernamentales a las comunidades que se encuentren dentro de la reserva y la Zona Lacandona y se condicionarán los apoyos a medidas ambientales a quienes estén dentro de las zonas de amortiguamiento (dentro de ellos la educación y la salud) esto con el fin de no permitir el desarrollo de las comunidades y forzar la salida de los pobladores a otras regiones con mayores posibilidades para el desarrollo. En este plan primero se planifica el desalojo de las comunidades dentro de la reserva, después de la Zona Lacandona y finalmente el reordenamiento de las comunidades de las zonas de amortiguamiento y protección forestal.

Mientras todos ellos hablan y encubren sus intenciones con máscaras legales, el ejército federal y los grupos paramilitares actúan y preparan el desalojo por la vía violenta. El ejército federal ha reiniciando los operativos dentro de la REBIMA y la Zona Lacandona rodeando e internándose en las comunidades afectadas por la reserva y los soldados federales actúan junto a los agentes de la PGR y funcionarios de gobierno como hemos denunciado con anterioridad. Los grupos paramilitares han cobrado nueva fuerza para hostigar a las comunidades. Los sobre vuelos rasantes de helicópteros son constantes principalmente en las zonas de reserva donde toman fotografías y videos aéreos a las comunidades, información que también le pasan a las secretarias de gobierno que planifican el desalojo.

Lo decimos claro en medio de todo esto se encuentran los intereses económicos de las grandes empresas multinacionales dedicadas a la explotación de los recursos biogenéticos, encubiertas por máscaras de fundaciones ecologistas. Al igual existe el interés del gobierno mexicano y de varios gobiernos por los recursos naturales como el agua dulce, el petróleo, el uranio y otros del suelo y del subsuelo. También está el interés de muchos empresarios dispuestos a explotar y utilizar a las poblaciones indígenas desplazadas como mano de obra barata para las empresas maquiladoras (las nuevas fincas industriales). Esta de igual manera el interés de los necios que intentan cambiarnos la vida a los indígenas para que dejemos de ser lo que somos: indígenas y campesinos con ideas y cultura propia que vale y tiene el mismo derecho de existir que cualquier otra. De manera especial esta el interés del gobierno mexicano de extender la guerra de baja intensidad por distintos medios para terminar de una vez con las comunidades zapatistas en resistencia y rebeldía.



En otras palabras esto es el Plan Puebla Panamá y sus intereses al los cual les estorban las comunidades indígenas porque tenemos dignidad, porque tenemos otra forma de entender la vida, la tierra, el trabajo, las diferencias ... tenemos una forma y una cultura que no le conviene a los intereses del mundo del dinero, el mundo de los poderosos y en esa forma muy otra, que tiene historia, organización, cultura, dignidad y resistencia muchos otros hermanos y hermanas del mundo encuentran un espejo, una salida, una esperanza, una alternativa de mundo distinta a la que quieren imponer los poderosos, los malos gobiernos y el mundo del dinero. Por eso decimos:

1) A los malos gobiernos:

Les recordamos que este Municipio Autónomo nació bajo la represión militar de los gobiernos anteriores de Albores y Zedillo y sin embargo hemos resistido toda su mentira y su violencia. Las comunidades indígenas de este Municipio Autónomo nacieron en el abandono, en la negación y el olvido y sin embargo aquí estamos y hemos resistido. Las comunidades zapatistas de estos territorios ha soportado todo el peso militar del ejército federal, la guerra de baja intensidad y siguen en digna resistencia. Hoy vamos a seguir resistiendo, vamos a seguir luchando por nuestros derechos todos, y vamos a seguir denunciando la injusticia ante todo el mundo, no nos vamos a callar nunca más y no nos vamos a vender, ni nos vamos a rendir.

Le exigimos al gobierno federal y estatal que termine de una vez por todas con sus mentiras, con sus proyectos y planes para el desalojo y reubicación de nuestras comunidades, que termine con la guerra de exterminio en contra de nuestras comunidades indígenas y que se haga a la idea de que en estas tierras y territorios no habrá Plan Puebla Panamá, ni proyectos de bioprospección, ni proyectos ecoturísticos, ni explotaciones de fuentes de agua dulce, de petróleo, de uranio, de maderas, de animales, de recursos genéticos, ni nada de lo que ya han comprometido con empresarios y fundaciones nacionales e internacionales. Estas tierras y territorios serán cuidadas y aprovechadas con inteligencia y respeto a la naturaleza por nuestros pueblos indígenas y toda la riqueza cultural y natural que en ellos existe será para el beneficio colectivo de nuestros pueblos indígenas, del pueblo de México y de la humanidad, no para el beneficio de unos cuantos que oprimen al mundo, no para que sean privatizadas sus riquezas.

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional:

Le pedimos a la sociedad toda, a los pueblos todos que denuncien esta injusticia, que denuncien esta guerra de exterminio en contra de nuestras comunidades indígenas, que realicen las acciones necesarias para exigirle al gobierno mexicano que detenga su guerra y amenazas en contra de nuestras comunidades indígenas, que respete y reconozca nuestros derechos colectivos como pueblos indígenas, entre ellos los derechos al territorio.

Libertad, Justicia y Democracia.
Diesen Artikel drucken
Veranstaltungen